Zapatos De Cuero

En zapato de cuero existe una amplia variedad para elegir. Para una vestimenta informal puedes utilizar zapatos sin agujetas, los que llevan agujetas son más formales e ideales para acompañar un buen traje. Esfuérzate por hacer que luzcan siempre perfectamente lustrados. Este tipo de zapato debe tener siempre suela de cuero o madera y un tacón de al menos tres centímetros.

Evita esos zapatos que llevan adornos metálicos, se ven pésimos además de dificultar el boleado.

Existe una amplia variedad de colores, aunque el negro domina la escena, también existen zapatos de cuero en colores café, vino, e incluso aunque es raro encontrarlos también existen en tonos como el gris, el azul marino o el blanco.

Tú no necesitas quebrarte la cabeza con tantas variedades de colores, pues con un buen par en color negro sin agujetas y otro par en el mismo color con agujetas será más que suficiente; de forma adicional puedes hacerte de un par en café.

El color negro puedes emplearlo con todos los demás colores, por eso mencionamos el par en café como opcional, pero de tenerlos puedes combinarlos con pantalones en café y sus variaciones como el beige, el caqui o el color hueso. Para el resto de los colores el mejor zapato es el negro.

Si estás confundido por tanta variedad y no sabes si elegir zapatos sin agujetas, de los que basta con introducir el pie en ellos, o zapatos con agujetas que deben amarrarse, sólo recuerda que el zapato sin agujetas es casual mientras que el calzado con agujetas es más formal, así que usa tus zapatos con agujetas para combinarlos con vestimenta formal y en especial con traje. Los zapatos sin agujetas úsalos con vestimenta más casual como con tus pantalones caqui y tu chamarra de cuero, incluso con un traje pero siempre que no uses corbata como por ejemplo combinado con un suéter de cuello largo.

Y lo más importante de todo: Mantenlos siempre perfectamente limpios y lustrados, para ello existen diversos productos en el mercado que funcionan bien, algunos son muy sencillos de usar aunque sus resultados no son tan buenos, como la esponja con grasa; otros como la cera líquida que en lo personal no recomiendo porque dañan el calzado, como que lo parten a medida que pasa el tiempo. Lo mejor es el proceso tradicional de cepillado-engrasado-pulido-abrillantado, que usan los boleros.

Ahora que si quieres que tus zapatos queden tan brillantes que tu rostro se refleje en ellos, aquí tienes una técnica que aplican frecuentemente los militares. Ellos están en constante actividad y sin embargo sus zapatos deben lucir siempre impecables, so pena de ser amonestados e incluso arrestados, así que ellos hacen lo siguiente para que sus zapatos siempre estén perfectamente lustrados.

El proceso es el mismo de los boleros, sólo que al final toman un encendedor y lo acercan al zapato, de forma que la flama transmita calor a la superficie de piel. El resultado de esto es que el calor derrite el betún el cual se esparce uniformemente por toda la superficie del calzado haciéndolos brillar más y por mucho más tiempo.